Qué es la ley del esfuerzo inverso y cómo explica que fracasemos por esforzarnos demasiado

GETTY IMAGES
A veces, “cuanto más lo intentamos, peor lo hacemos”, como dijo Huxley.

 

“Cuando la imaginación y la fuerza de voluntad están en conflicto, son antagónicas, siempre es la imaginación la que gana, sin excepción”.

Por BBC

Así explicó el psicólogo francés Émile Coué lo que el intelectual y escritor Aldous Huxley nombró la Ley del Esfuerzo Invertido.

Si esa bella frase de Coué te confundió, piensa en arena movediza, ese suelo que parece sólido pero que si lo pisas se separa en agua y arena así que te hundes y salir requiere una fuerza enorme.

Muchos sólo la hemos visto en películas o cómics, cuando los malos son tragados por ella mientras tratan desesperadamente de eludir su destino.

Ahí está el error, y la razón por la que esas arenas son un buen símil en este caso.

La forma de evitar que la arena movediza te engulla es no esforzarte tanto: dejar de luchar e irte recostando con calma, para que el peso se distribuya y se reduzca la presión, lo que te permite arrastrarte hasta estar a salvo.

Algo parecido hay que hacer cuando no puedes conciliar el sueño, o te da un ataque de risa en un momento inconveniente, o no puedes recordar algo: en vez de obligarte a tratar de hacer lo que no estás pudiendo, relájate y haz o piensa en otra cosa.

Eso porque, aunque parezca contradictorio, a veces fracasamos porque nos esforzamos demasiado.

Eso no quiere decir que nunca haya que hacer nada, o que siempre haya que asumir una actitud pasiva frente a la vida, sino que a veces cuanto más intentas mejorar algo a punta de fuerza de voluntad, más lo empeoras.

Para leer la nota completa, aquí