Omar González Moreno: La libertad tiene nombre de mujer

Cuando la crisis económica se agudizó en el Reino Unido en la década del 70 del siglo pasado, cuando el desorden se apoderaba de la dinámica británica, apareció una esperanza que usaba faldas y labial.

Margaret Hilda Thatcher irrumpió en el seno del Partido Conservador del Reino Unido y con firmeza se hizo con su liderazgo y más tarde con la silla de Primer Ministro.

Thatcher, la “dama de hierro”, levantó las banderas de la libertad y del libre Mercado; le hizo frente al socialismo y demostró que la mejor política social es la de un buen empleo en una economía sana.





Ella, dominó la escena política inglesa desde 1979 hasta 1990; siendo la persona que más tiempo ocupó el número 10 de Downing Street y la primera mujer en hacerlo.

La Thatcher se enfrentó a la Unión Soviética y a todo lo que el socialismo opresor representaba; y junto con Ronald Reagan apostaron y ganaron en su política internacional.

Hoy, en otro continente y con otra realidad (aún más complicada) aparece en el nuevo mundo, otra mujer con el mismo coraje, con la misma determinación y principios muy parecidos. Apareció María Corina Machado.

Nuestra nueva “dama de hierro” es la llamada a derrotar al socialismo; es la única capaz de enarbolar las ideas de la libertad y hacerlas realidad en una Venezuela dominada por un socialismo destructor y manipulador.

Así como la británica hizo historia en su país; así nuestra líder hará lo propio en estas cálidas tierras.

Pues, María Corina Machado no solo ejecutará las medidas liberales que la económica nacional necesita, sino que será la primera mujer en ocupar el Palacio de Miraflores.

María Corina está llamada a convertirse en un nuevo paradigma en la lucha por la libertad; está llamada a transformarse en la paladín de nuestra reinvención nacional.

Nuestra María Corina no solo seguirá caminos similares a los de la Thatcher o de Ángela Merkel (quien fuese canciller de Alemania) sino que por las condiciones reales de Venezuela su labor será más encomiable, más emblemática y más sorprendente.

Porque la británica y la alemana regresaron la grandeza a sus naciones históricamente poderosas; en cambio, estoy seguro que María Corina Machado llevará a Venezuela a sus niveles más altos desde el punto de vista económico, social y cultural.

Estamos más cerca que nunca que la libertad venezolana se vista con falda, tacón y labial.