Bauxilum incumple con ayuda económica para la educación de hijos de los trabajadores

 

Con pancartas y consignas, un grupo de trabajadores tomaron la entrada de la empresa básica CVG Bauxilum en Ciudad Guayana para exigir el cumplimiento de la cláusula 25 de la convención colectiva, la cual está relacionada al apoyo educativo.

Por Pableysa Ostos / Corresponsalia lapatilla.com

Según lo explicado por los afectados, en el contrato colectivo cuentan con una cláusula que les garantiza el pago del 100 % del pago de los colegios a los que asisten sus hijos, pero esto no se viene cumpliendo. “Lo que recibimos es un aporte de 55 dólares por un solo hijo, es decir, el beneficio viene es por trabajador, si uno tiene dos o tres hijos, no importa, igual se recibe 55 dólares”, explicó Francisca Rojas.

Ella es secretaria de la Gerencia de Control de Calidad de la estatal, con una antigüedad de 15 años.

 

 

“Tengo dos hijos y sólo pedimos que se cumpla la cláusula 25. Sin embargo, nos hemos visto obligados a solicitar, los padres y representantes, a la administración el fiel cumplimiento de dicha cláusula, porque esta ha sido vulnerada, lo cual nos afectado a todos como padres, para que puedan continuar nuestros hijos en los colegios”.

“Aquí no estamos pidiendo nada fuera de lo común, sólo que se respete ese derecho, no tenemos cómo inscribirlos en el colegio. Por eso necesitamos que nos den respuestas. No estamos haciendo alusiones políticas, somos padres y representantes que tenemos una necesidad, exigimos que se nos cumpla y respete”, señaló Rojas.

Expresaron que el apoyo educativo se viene cumpliendo según los lineamientos de la junta interventora.

“¿Qué pasa con los que tiene más de 10 años en el mismo colegio, y ahora tengamos que cambiarlos? Estamos viendo que no solo han sido afectados económicamente, sino también psicológicamente, porque le cambias su sistema al cambiarlo de colegio”, puntualizó la trabajadora de Bauxilum.

Denuncian que les están vulnerando sus derechos, “al emigrar a colegios públicos que nos quedan al otro extremo de la ciudad. Nombraron un colegio que queda por el Trebol, y yo vivo por la avenida Atlántico. ¿Cuánto voy a pagar en transporte público? No ganamos para eso y queremos que se nos respete algo que ellos mismos habían propiciado”.

Acuerdo chucuto

 

 

Francisca vive sola con sus dos hijos. Su esposo falleció de Covid-19. Entre lágrimas y con la voz entrecortada relató que tuvieron que hacer un acuerdo familiar.

Tiene un hijo en bachillerato y la otra está en la universidad, y como Bauxilum solo sufraga los gastos de un hijo con 55 dólares, ellos llegaron a un acuerdo: esperar que el muchacho termine el bachillerato, dentro de dos años, mientras su hija congela el semestre en la universidad.

Cuando él termine el bachillerato, procederá a detener sus estudios para que su hermana pueda continuar la universidad.

En resumen, deberán turnarse para estudiar, ya que el sueldo y el apoyo de la empresa no da para que puedan estudiar ambos.

Actualmente, la deuda que tiene en el colegio de su hijo asciende a los 500 dólares, monto que no sabe cómo va a pagarlo.