Semana: Maduro entrega a El Aissami, alfil del chavismo y mano derecha del régimen

Tareck Al Aissami era uno de los hombres fuertes de Nicolás Maduro. Además de los billones del petróleo manejaba su enlace con el Medio Oriente. – Foto: getty image

 

 

 





 

Un ultrapoderoso del chavismo ha caído. Y de qué manera. El hombre dueño de la gallina de los huevos de oro del régimen de Nicolás Maduro terminó dando un paso al costado, empujado por su propio jefe y cargando la más pesada de las acusaciones encima. “En virtud de las investigaciones que se han iniciado sobre graves hechos de corrupción en PDVSA, he tomado la decisión de presentar mi renuncia como Ministro de Petróleo, con el propósito de apoyar, acompañar y respaldar totalmente este proceso”, escribió en un sencillo trino Tareck El Aissami, el ministro del petróleo venezolano, así lo reseñó la REVISTA SEMANA.

Lo que había detrás, sin embargo, era enorme. El propio Maduro y su llamada Policía Nacional contra la Corrupción (PNCC) lo pusieron contra las cuerdas. En el país se habla de una purga contra los llamados “intocables”. Con el ministro, salieron 19 colaboradores del Palacio de Miraflores. La razón sería un multimillonario desfalco en las finanzas de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). La cifra de lo que habría sido el robo es impresionante: 3.000 millones de dólares.

Maduro no salió a exculpar a quien era su hombre fuerte. Por el contrario, aseguró que había decidido “aceptar la renuncia como ministro de Energía y Petróleo para facilitar todas las investigaciones que deben dar, como resultado, el establecimiento de la verdad, el castigo de los culpables y la justicia”, dijo. El líder venezolano reafirmó que Tareck era un “militante revolucionario” dispuesto a cooperar con la investigación, pero recalcó que no le temblaría la mano para “desmembrar” a las “mafias de corrupción que se han enquistado en importantes sectores del aparato económico”. El petróleo, la principal mira.

Ser el líder del crudo en Venezuela es sinónimo de ser el dueño del billete. El régimen que tiene bloqueos y los ojos de Occidente encima, no se ha podido financiar de otra manera. “Pese a la crisis económica sostenida que ha tenido Venezuela, el principal producto de exportación de los venezolanos y el principal recurso del que depende su economía es el petróleo”, explica el periodista venezolano Roberto Deniz, fundador de Armando.info, un portal que le ha seguido el rastro a sus turbios negocios.

Aun cuando corren ríos de dinero por cuenta del crudo, este no puede ser movido por el sistema financiero, dadas las prevenciones del mundo frente a Venezuela. Por eso, este medio ha publicado cómo se ha lavado esa plata en medio de operaciones fantasmas. Incluso Armando.info cree que el desfalco puede ser mayor. “Casi un centenar de compañías –la mayoría de origen desconocido y curriculum sospechoso o fachada de empresarios afines al chavismo– han sido utilizadas por PDVSA como intermediarias para vender petróleo como parte de su estrategia para evadir las sanciones impuestas por Estados Unidos”, sostiene una de sus investigaciones.

Tras años de seguirles la pista, los periodistas concluyeron que “el resultado de esta jugada ha sido un hueco en las finanzas de la petrolera, a la que desde 2019 estas empresas adeudan más de 8.000 millones de dólares”. El esquema de esa compañía ha funcionado por años buscando el pago en efectivo o en especie, dado que sus cuentas están bloqueadas. Muchos pagos quedaron en cuentas por cobrar y hoy la justicia de ese país investiga a dónde se esfumó tantísimo dinero.

En Venezuela, el saqueo de la empresa era un secreto a voces. El medio de oposición Tal Cual recogió las versiones de los gremios trabajadores de la industria. “Nosotros teníamos meses advirtiendo lo que estaba pasando en la industria, pero no nos hacían caso, el robo de los 3.000 millones de dólares se pudo evitar”, expresó Juan Salazar, presidente del Sindicato de Trabajadores Petroleros. “Se robaron el dinero unos falsos revolucionarios, mientras los trabajadores estamos pasando penurias. Conocemos la industria como nadie, es hora de cambiar el modelo y aceptar la participación obrera”, agregó el secretario ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (FUTPV), Raúl Parica.

Más detalles en la REVISTA SEMANA