¿Qué pasó con los restos de Laika, la perra “enviada a morir” al espacio?

Laika dentro del Sputnik 2, el satélite que la llevaría al espacio. FOTO: AFP

 

El primer ser vivo que llegó al espacio no fue un humano, sino una perrita rusa llamada Laika. Su destino, sin embargo, fue lamentable e incluso llevó al arrepentimiento de varios científicos.

Por El Tiempo

Actualmente, Laika tiene homenajes, estatuas y pasó a la historia como un sacrificio necesario para los avances que permitieron que el hombre pudiera llegar a la Luna. Sin embargo, varios científicos que trabajaron en su proyecto aseguran que se arrepienten de lo sucedido.

Durante la Guerra Fría, Estados Unidos y la Unión Soviética (URSS, ahora Rusia) se enfrentaban ideológicamente. Ya sea por cuestiones de espionaje o por conquistar lugares fuera de la Tierra, ambos países tenían equipos de científicos y astrofísicos trabajando en cómo llevar al hombre a la Luna.

1957 fue el año en que la URSS decidió mostrar sus avances y en octubre lanzó el ‘Sputnik 1’, un satélite artificial, al espacio. Al parecer, el aparato tenía sensores para medir la temperatura tanto dentro como fuera y se envió como una manera de recopilar datos para los lanzamientos que se vendrían.

‘Sputnik 1’ fue un éxito para la URSS y una derrota para Estados Unidos. Por esto, Nikita Khruschev, líder del momento de la URSS, decidió que allí no acabarían sus avances: el próximo lanzamiento incluiría a un ser viviente.

Para leer la nota completa, aquí