Lana Rhoades habló sobre el lado oscuro del porno y las escenas que le dejaron secuelas

Lana Rhoades. Foto: Instagram @lanarhoades

 

De adolescente, Lana Rhoades, cuyo verdadero nombre es Amara Maple, anhelaba vivir el estilo de vida de una glamurosa conejita de Playboy. Pero después de entrar en la industria del porno, las escenas “humillantes” que filmó con apenas 20 años la hicieron sufrir ataques de pánico. De hecho, a pesar de que sólo rodó contenido para adultos durante ocho meses, la joven, que ahora tiene 25 años, asegura que su antigua carrera le ha dejado secuelas psicológicas, con depresión y pensamientos suicidas.

Por Álvaro Piqueras / Diario AS

Y hoy en día asegura que “no hay cantidad de dinero” que la haga volver a la industria del prono. La otrora actriz es en la actualidad influencer, aunque también comparte fotos y vídeos con sus suscriptores en su cuenta OnlyFans, y ha compartido con el Daily Star parte de su pasado del que ya había hablado en una extensa entrevista con Playboy.

“Es una sentencia de vida. No puedo esconderme de ello. Dondequiera que vaya, todo el mundo me ha visto en alguna película y tengo que sobrellevarlo”, asegura Rhoades, que trabajó como stripper y azafata antes de sumergirse en la industria para adultos, y que recientemente fue madre.

Escenas dañinas

Aunque nunca la obligaron a actuar en contra de su voluntad, Lana explica que a veces se encontraba en posiciones en las que no creía poder decir “no”. “No digo que todas las escenas que hice fueran horribles. Pero hay un puñado de ellas que fueron suficientes para hacer daño”, señala.

Para leer la nota completa ingrese AQUÍ