No “pegan una” en la unidad de diálisis de Punto Fijo: se dañaron seis máquinas más

Los familiares de los pacientes esperan afuera de la unidad porque no hay un espacio para ellos.

 

 

 

Unos 18 pacientes quedaron sin máquina de diálisis en el Centro Nefrológico Falcón (Ceninfalca), ubicado en Punto Fijo, estado Falcón, por lo que las enfermeras decidieron hacer tres turnos diarios.

Corresponsalía lapatilla.com 

Katy Bermúdez, paciente renal del lugar, contó que hace meses que están luchando por las mejoras en el centro que forma parte del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), pero ahora con los daños de seis máquinas, prefieren que estas sean reparadas con urgencia, porque está en riesgo la vida de los pacientes. Aún quedan funcionando 11 máquinas que esperan no se dañen.

Estamos pasando una situación grave los enfermos renales. Sin esas máquinas nosotros somos nada. No queremos palabras, queremos hechos, necesitamos máquinas ya. No podemos esperar, porque esas máquinas son nuestras vidas. Ayúdennos en esto, por favor”, refirió.

Dijo que las máquinas están a media vida y los pacientes no están cumpliendo el tratamiento según lo indica el especialista, ya que solo les están suministrando tres horas diarias para darle posibilidad a los que quedaron sin máquina. También el personal está redoblando guardia hasta las 6:00 pm para poder atender a los 92 pacientes distribuidos en tres turnos y así evitar que se queden sin la atención.

Los familiares de los pacientes esperan afuera de la unidad porque no hay un espacio para ellos.

 

 

 

El viernes vine y traje tres kilos y medio, estuve tres horas y cuando me fui a pesar tenía los tres kilos y medio. Tuve que pasar el fin de semana sin tomar nada líquido, el lunes traje cinco kilos“, dijo. Recordó que estas máquinas son su vida y si no se mantienen, los pacientes mueren en pocos días, porque el cuerpo no puede expulsar las toxinas.

Esta unidad ha sufrido por falta de agua y daños en la infraestructura. No tienen aire acondicionado en la sala de espera y los familiares de los pacientes deben esperar en la acera del lugar, mientras les cumplen el tratamiento.

También tienen pocas enfermeras debido a los bajos sueldos que estas perciben, han ido renunciando y ahora se dañan las máquinas que es el principal recurso que deben tener para poder atender a los pacientes renales.

Extendieron un llamado a las autoridades del IVSS y del gobierno en Falcón para que busquen solución a esta problemática que pone en riesgo la vida de 92 pacientes.