AP destapó entretelones de la última y reveladora audiencia de Alex Saab en Miami

 

 

Un empresario vinculado a Nicolás Maduro fue contratado en secreto por la DEA como fuente colaboradora en 2018 y proporcionó a los agentes información sobre los sobornos que pagó a los funcionarios, además de confiscar más de 9,5 millones de dólares en ganancias ilegales que obtuvo de contratos estatales corruptos.

Por Joshua Goodman | The Associated Press

La sorprendente revelación se hizo pública luego de una acalorada audiencia a puertas cerradas el miércoles en una corte federal de Miami en la que los abogados de Alex Saab argumentaron que su familia en Venezuela podría ser encarcelada o dañada físicamente por el régimen de Maduro si se conocen sus interacciones con las fuerzas del orden de Estados Unidos.

“Básicamente, están bajo el control del gobierno”, argumentó el abogado Neil Schuster en la audiencia, cuya transcripción fue posteriormente revelada por el juez Robert Scola. “Si el gobierno de Venezuela se entera del alcance de lo que ha proporcionado este individuo, no tengo ninguna duda de que habrá represalias contra su esposa y sus hijos”.

Estados Unidos ha descrito a Saab como el principal conducto de la corrupción en Venezuela, alguien que obtuvo enormes ganancias inesperadas de contratos dudosos para importar alimentos mientras millones en la nación sudamericana pasaban hambre. El régimen de Maduro lo considera un diplomático que fue secuestrado durante una parada para reabastecerse de combustible mientras realizaba una misión humanitaria a Irán que se hizo más urgente por las sanciones de Estados Unidos.

The Associated Press informó en noviembre que Saab ha sostenido varias reuniones con las fuerzas del orden de EEUU en su Colombia natal, así como en Europa. Como parte de su cooperación, transfirió tres pagos a una cuenta controlada por la DEA que contenían casi 10 millones de dólares obtenidos a través de la corrupción, afirmando que había pagado sobornos a funcionarios venezolanos.

Sin embargo, fue desactivado como fuente después de no cumplir con la fecha límite del 30 de mayo de 2019 para entregarse. Dos meses después, fue sancionado por la administración Trump y acusado en un tribunal federal de Miami por desviar millones de contratos estatales para construir viviendas asequibles para el régimen socialista de Venezuela.

Saab, con grilletes y vestido con un mono beige, asistió a la audiencia del miércoles. Se prohibió brevemente la entrada al público a la sala del tribunal mientras las dos partes discutían si dos documentos presentados por los fiscales hace casi un año, mientras Saab luchaba contra la extradición de Cabo Verde, deberían permanecer sellados.

Con la sala del tribunal sellada, Schuster pidió que Saab fuera liberado bajo fianza a la luz de su cooperación de varios años, algo que otros abogados de Saab siempre han negado.

El juez Scola rechazó de inmediato la idea, citando la falta de entrega de Saab y los intentos anteriores de evadir la extradición, según una transcripción de los procedimientos cerrados que ordenó revelar.

“¿Así que van a tener toda esta evidencia de que este tipo es un riesgo de fuga, está involucrado en este enorme crimen, lo ha intentado, luchó contra la extradición y el juez inexplicablemente le otorga una fianza?” dijo Scola.

Hace un año, los fiscales trataron de mantener en secreto esas reuniones con las fuerzas del orden de EEUU debido a la preocupación por la seguridad de Saab y la de su familia, algunos de los cuales aún se encuentran en Venezuela.

Pero el miércoles minimizaron tales peligros, diciendo que el equipo legal de Saab no había aceptado una oferta para ayudar a su familia a salir de Venezuela. Scola estuvo de acuerdo y dijo que el derecho del público a acceder a los procedimientos penales supera cualquier preocupación sobre la seguridad de su familia.

Los detalles de la comunicación de Saab con las fuerzas del orden de EEUU surgieron en un caso relacionado que involucró a un profesor de la Universidad de Miami que actuó como intermediario de los pagos que Saab estaba haciendo a sus abogados estadounidenses.

Otro abogado de Saab, que lucha para que la Corte de Apelaciones de Estados Unidos en Atlanta reconozca el estatus de Saab como diplomático venezolano, rechazó con vehemencia las afirmaciones de que el empresario había estado cooperando con investigadores estadounidenses.

David Rivkin, con sede en Nueva York, que no estuvo presente en la corte el miércoles, dijo que el único propósito de las reuniones de Saab con los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley de Estados Unidos era limpiar su nombre y se llevaron a cabo con el “pleno conocimiento y apoyo” del régimen de Maduro. Dijo que la divulgación del documento, a pedido del Departamento de Justicia, no es más que un intento de dañar los intereses de Venezuela, su relación con Saab, e ilustra la debilidad del caso del gobierno.

“Alex Saab sigue siendo un ciudadano leal y diplomático de la República Bolivariana de Venezuela y nunca hará nada que perjudique los intereses del país y del pueblo que tanto le ha dado”, dijo Rivkin en un comunicado.

Como parte de las investigaciones criminales de los EEUU, es común que los objetivos se reúnan con agentes de las fuerzas del orden de los EEUU para obtener información sobre la investigación.

Sin embargo, los documentos revelados el miércoles describieron la cooperación de Saab como “proactiva” y más extensa y significativa de lo que se creía anteriormente.

Según los fiscales, el primer interrogatorio con agentes de la DEA y la Oficina Federal de Investigaciones tuvo lugar en la capital de Colombia, Bogotá, durante dos días en agosto de 2016. Siguieron otras reuniones en las que Saab estuvo representado por fiscales colombianos y estadounidenses y en 2018 fue contratado. Se presentó como una fuente colaboradora después de afirmar a los agentes que había pagado sobornos a funcionarios venezolanos, ninguno de los cuales fue nombrado en los documentos revelados el miércoles.

En la última reunión, en Europa en abril de 2019, se le advirtió que si no se entregaba en el plazo de mayo sería sancionado y acusado penalmente, algo que efectivamente sucedió en julio de 2019.