Latinoamérica en los Juegos de Invierno, una presencia testimonial que ha ido creciendo

Un miembro del personal esquia por una pendiente durante una gira organizada por los medios de comunicación al Centro Nacional de Esquí Alpino, sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022, en el distrito de Yanqing de Pekín, China, el 5 de febrero de 2021. REUTERS / Tingshu Wang

 

Brasil, Argentina y Chile, abanderados de la presencia de los países latinoamericanos en la historia de los Juegos de Invierno, volverán a serlo en Pekín-2022.

Cuando quedan pocos días para el inicio de la vigesimocuarta edición del evento (del 4 al 20 de febrero) en China, estas tres naciones son una vez más, junto a México, las de mayor representación.

De la presencia casi inexistente en las primeras ediciones de los Juegos de Invierno se ha pasado a una participación estabilizada, aunque todavía modesta, en las últimas ediciones, en torno a la treintena de representantes latinoamericanos en el evento.

A falta de medallas, Argentina, con un cuarto puesto, Brasil con un noveno, y Chile, con un undécimo, tienen el mejor palmarés en unos Juegos de Invierno entre los países latinoamericanos.

Argentina participa en los Juegos en pruebas de esquí desde 1948, aunque estuvo en Saint Moritz-1928, donde logró su mejor resultado, con un cuarto y quinto puestos en la prueba de bobsleigh.

– Mejores resultados latinoamericanos –

El mejor resultado de Argentina a nivel individual fue un 16º puesto de Osvaldo Ancinas en eslalon en Squaw Valley-1960.

Chile intentará igualar en Pekín su mejor resultado, el undécimo lugar en la combinada de Nagano-98 de Thomas Grob.

La presencia de Brasil en los Juegos de Invierno es más reciente: estuvo por primera vez en Albertville-1992.

En Turín-2006, llegó el mejor resultado brasileño y latinoamericano a nivel individual, con Isabel Clark, novena en snowboardercross.

Venezuela participó por primera vez en Nagano-98, con Iginia Boccalandro, en luge.

La representación latinoamericana comenzó a hacerse sentir a partir de Turín-2006, con emotivas historias de superación personal.

Werner Hoeger, un catedrático universitario de 52 años, fue el único venezolano y terminó 32º de 36 participantes en luge.

Otro latinoamericano que superó todos los obstáculos en Turín fue el costarricense Arturo Kinch, presidente y único miembro de su federación, de 49 años, que terminó penúltimo en los 15 km de esquí de fondo.

En Vancouver-2010 hubo una representación de 20 atletas de la región, que tuvo pobres actuaciones en las cuatro disciplinas en que participaron.

Perú debutó en Juegos de Invierno en aquella edición canadiense con los hermanos Manfred y Ornella Oettl en el esquí alpino, y el especialista de esquí de fondo Roberto Carcelén.

Colombia también hizo su debut en Juegos invernales gracias a Cynthia Denzler, en el esquí alpino de Vancouver-2010.

Nacida en Estados, pudo competir con Colombia debido a que su padre, de origen suizo, también tenía el pasaporte del país sudamericano por naturalización.

En Sochi-2014 hubo una treintena de participantes latinoamericanos, siendo Brasil el más nutrido, con 13 representantes.

El mejor resultado lo obtuvo la chilena Dominique Ohaco, con su decimotercer puesto en snowboard, aunque el gran protagonista latinoamericano en Sochi fue el peruano Roberto Carcelén, que corrió los 15 km de esquí de fondo con dos costillas rotas en un entrenamiento, pudiendo llegar al final, en la última posición de la prueba.

– Récord en Pyeongchang –

En Pyeongchang se superó el récord de número de atletas latinoamericanos en unos Juegos, con 34 deportistas.

La estrella mediática latinoamericana, en una representación mexicana en Corea que había crecido de uno a cuatro participantes fue Germán Madrazo, que a sus 43 años había aprendido a esquiar doce meses antes y que tras su 116º y último puesto en 15 km de esquí de fondo, una foto suya entrando en meta se hizo viral y su gesta pasó por todos los medios del mundo.

Paraguay y Venezuela, presentes en Sochi, no estarán en China, pero en Pekín repiten Brasil, con diez representantes (incluyendo a los cuatro de bobsleigh), siendo el país latinoamericano con mayor presencia, Argentina, con seis, Chile y México con cuatro, Colombia con tres, Puerto Rico y Bolivia con dos, y Ecuador, con uno.

Perú, que no había estado en Pyeongchang, tras hacerlo en Sochi, vuelve, con la presencia de la esquiadora alpina Ornella Oettl.

Si en Pyeongchang hubo 34 deportistas latinoamericanos, en Pekín se mantienen esos guarismos con 33.

Superar el cuarto puesto de Argentina en bobsleigh en 1928, o el noveno puesto logrado por la brasileña Isabel Clark en snowboardercross en 2006 parece complicado.

AFP