VIRAL: Ganó 200 dólares al día solo haciendo colas por otros

Cortesía

 

Cuando la economía aprieta, cuando el dinero no alcanza para los gastos del mes, cuando la crisis golpea a una persona, la única salida es limitar el consumo al mínimo. No se va al cine, ni hay cenas en restaurantes, ni compras en shopping. Pero cuando el dinero desborda por los bolsillos las personas tienden a darse gustos cada vez más excéntricos y de eso está sacando un gran rédito el británico Freddie Beckitt.

Por: Clarín

El joven de 31 años que vive en Fulham, al oeste de Londres, solía trabajar como camarero, aunque en los últimos tres años su trabajo mutó hacia una extraña práctica por la que gana cerca de 200 dólares por día.

Claro que no es su mayor pasión, no es su vocación, solo lo hace para obtener algo de dinero mientras trata de crecer en su carrera como escritor. Sin embargo encontró una salida laboral inesperada que le da ganancias sin hacer prácticamente nada. “Trabajo haciendo filas para personas ricas”, contó a The Sun.

Según explicó al medio inglés, la mayoría de sus trabajos como “colero” fueron para eventos muy populares y solicitados, como exhibiciones en museos y shows en teatro. Sus clientes, no hace falta aclararlo, tienen mucho dinero y no tienen problemas en gastarlo simplemente para ahorrarse algo de tiempo.

“Trabajé ocho horas para un trabajo haciendo cola para la exhibición de Christian Dior en el Victoria and Albert Museum (el Museo Nacional de Arte y Diseño de Londres). Me contrataron algunas personas en una situación económica muy acomodada y de alrededor de los sesenta y tantos años”, describió el joven sobre su inusual oficio.

“La cola real fue de solo tres horas, pero también me pidieron que recogiera sus boletos y esperara a que llegaran, así que estuve algunas horas examinando el museo V&A y me pagaron 20 libras (26 dólares) por hora, ¡fue genial!”, añadió sobre una de las experiencias que más recuerda.

El joven contó al medio inglés que sus clientes varían desde familias jóvenes que están muy ocupadas hasta jubilados mayores que no pueden pasar demasiado tiempo parados esperando en una fila.

Aunque como en todo trabajo no siempre es sencillo: “Me tocó pasar varios días esperando en el frío helado en pleno invierno, pero por suerte el verano es el momento de mayor actividad. Es cuando se llevan a cabo grandes eventos y exposiciones”.

“También hago filas para compras navideñas y de temporada, pero los grandes shows son lo que más tengo, esos eventos en los que la gente se organiza de antemano, normalmente es cuando piensan en contratarme para ahorrar tiempo”, describe.

Todo por una aplicación

Está claro que no se trata de un trabajo nuevo, ya que en todas partes del mundo el “colero” aparece cada vez que algún trámite o evento forma largas filas que se extienden en el tiempo. En Argentina la más reciente aparición de estos trabajadores se dio con las crecientes demoras para hisoparse por Covid-19. Sin embargo, una vez que estos conflictos se resuelven el empleo de “hacer filas” desaparece.

En el caso de Freddie, el joven pudo hacerse de clientes que lo contratan constantemente. ¿Cómo lo logró? La respuesta está en una plataforma que nació en Estados Unidos y en los últimos años se impuso en otros países como Canadá, España y el Reino Unido. Allí, se trata de vincular a las personas que necesitan contratar a una persona para una tarea puntual con los usuarios que ofrecen sus servicios.

Se llama TaskRabbit y lo más común son trabajos de mantenimiento de un hogar, ensamblaje de muebles, mudanzas o jardinería. Aunque en esta enorme bolsa de empleo simplemente hay que buscar un poco para encontrar personas dispuestas a realizar cualquier tarea, justamente como Freddie Beckitt.

“Honestamente, surgió simplemente buscando aquí, allá y en todas partes, Taskrabbit te permite enumerar varios trabajos ocasionales diferentes y los clientes simplemente lo seleccionan al buscar los roles disponibles.

Freddie anuncia sus habilidades con una lista que incluye cuidado de mascotas, embalaje, ayuda con la mudanza, diligencias y jardinería para complementar sus ingresos.

“¡Vi que se buscan muchos trabajos aleatorios de baja calificación y creí que era el trabajo más fácil del mundo! Desafortunadamente, no creo que pueda cobrar más de £20 por hora y no se requiere ninguna habilidad especial, cualquiera puede hacerlo. Pero me da mucha flexibilidad para ganar dinero y adaptarlo a mi horario de trabajo en escritura”.

“Mis amigos y familiares piensan que es una idea muy divertida”, aseguró el joven que de todos modos no puede sacar mucha más ganancia ya que las filas no suelen durar más que unas pocas horas. Sin embargo con el tiempo se fue ganando muchas reseñas de cinco estrellas, lo que le sirvió para obtener más pedidos.