Retrasos en trámites causados por la pandemia afectan a estadounidenses que quieren renunciar a la nacionalidad

retrasos
Fotografía de la embajada de Estados Unidos en Londres, del 12 de enero de 2018. Crédito: Leon Neal/Getty Images

 

Los retrasos en los trámites burocráticos que han causado los casi dos años de pandemia han afectado también a decenas de miles de estadounidenses que desean renunciar a la nacionalidad y ahora se enfrentan a largas esperas.

Por Univision

Al menos 30,000 estadounidenses buscan renunciar a la nacionalidad, según un cálculo realizado por el sitio web Axios.

Desde marzo de 2020, la mayoría de las misiones consulares de Estados Unidos en todo el mundo han suspendido los servicios de expatriación para aquellos que deseen renunciar a la universidad.

La embajada de EEUU en Londres, por ejemplo, la más grande de Europa occidental, indica en su página web que se encuentra “actualmente incapaz de aceptar citas para emitir certificados de pérdida de nacionalidad”. Se trata de uno más de los trámites que se han visto afectados –como la solicitud de visas o de asilo– por la reducción de actividades desde que comenzó la emergencia provocada por el coronavirus, en marzo de 2020.

Estados Unidos otorga un certificado de pérdida de nacionalidad para quienes así lo deseen, y para ello es necesario sostener una charla cara a cara con un funcionario consular, de acuerdo con las guías señaladas por el Departamento de Estado. Este requisito es particularmente difícil de cumplir en medio de la pandemia.

Las razones para renunciar a la nacionalidad estadounidense son varias. Una de ellas, por ejemplo, es el hecho de que Estados Unidos es uno de los dos únicos países del mundo –el otro es Eritrea- que cobra impuestos a sus ciudadanos basados en su nacionalidad y no en el lugar de residencia. Eso obliga a los estadounidenses radicados en el extranjero a hacer una declaración al IRS donde detallen sus ingresos.

Pero también hay otros motivos. Marie Sock es la primera mujer en aspirar a la presidencia de Gambia, pero debió de retirarse de la contienda al no poder renunciar a su nacionalidad estadounidense, obtenida por nacimiento, pese a que la mayoría de su vida ha estado en Gambia.

En un video compartido en su cuenta de Facebook, Sock explicó que los candidatos presidenciales de Gambia deben tener solamente la nacionalidad gambiana.

Joshua Grant, quien nació y creció en Selma, Alabama, se mudó a Alemania hace nueve años para aprender el idioma. Vive en la región de Baja Sajonia y se casó con una persona con ciudadanía alemana. Para adoptar la nacionalidad de su pareja, la ley indica que debe renunciar a la estadounidense.

Grant envió sus papeles en julio de 2020 sin éxito, y que incluso ha escrito correos electrónicos a la embajada sin recibir respuesta.

“Es muy demandante. Toda mi vida en Alemania está en suspenso”, contó al periódico The Guardian.