Qué hay detrás del “kinky”, la práctica sexual que mantiene a las parejas alejadas del aburrimiento

La búsqueda de nuevos placeres ha puesto en auge estas prácticas

 

 

 

El sexo, como muchas otras facetas de la vida y de la salud, puede practicarse de formas muy diversas. Cada persona o pareja es diferente y tiene unos gustos diferentes por lo que no es de extrañar que cada vez aparezcan nuevas formas de disfrutar del sexo. A la mayoría de las personas les sonará, más o menos, lo que es el sadomasoquismo, pero ¿qué es el BSDM? ¿y el kinky? Son prácticas sexuales que cada vez están adquiriendo más popularidad, sobre todo entre los más jóvenes y entre los que buscan, fundamentalmente, evitar el aburrimiento en la pareja dentro del ámbito sexual. Así lo reseñó la web de CuidatePlus.

Como explica a Cuídateplus Valérie Tasso, escritora y sexóloga, además de embajadora de Lelo, “el BDSM es el acrónimo de Bondage-Disciplina-Dominación-Sumisión-SadoMasoquismo”. Es lo que, erróneamente, la gente suele llamar sadomasoquismo, y “se trata de un conjunto de eróticas que cada día ganan más adeptos”. Mientras que algunas personas lo ven como algo peligroso y violento, lo cierto es que se puede disfrutar del BDSM con total seguridad, teniendo en cuenta algunos aspectos fundamentales como es el consenso entre las partes que van a jugar”.

La búsqueda de nuevos placeres ha puesto en auge estas prácticas (Ilustración: Miguel Santamarina).

 

Sería “el arte de atar y consiste en inmovilizar a la otra persona, siempre bajo su consentimiento”. La dominación “hace referencia al conjunto de creencias o prácticas destinadas a someter y ser servido o servida por un/a sumiso/a. La sumisión está relacionada con la obediencia al o a la dominante”, detalla la sexóloga.

El kinky se basa en otro concepto y puede incluir o no el BSDM. La idea es buscar prácticas sexuales fuera de lo convencional, es decir, fuera del sexo normativo. Los especialistas en sexología insisten en que “el kinky se refiere a los encuentros sexuales que se mantienen alejados de la rutina introduciendo cambios constantes para que las personas o parejas no se aburran”, señala Taso. Puede ir desde “un cambio de espacio donde mantener relaciones sexuales hasta cambios de posturas sexuales”.

Clic AQUÍ para seguir leyendo.