Ganó un viaje al espacio en una nave de SpaceX pero no pudo ir por una cruel razón y se lo regaló a un amigo

Kyle Hippchen es piloto de aerolínea comercial y viajar al espacio fue uno de sus grandes sueños. No pudo, pero tuvo un enorme gesto con un amigo. Foto: AP

 

Se lo contó a su familia y a algunos amigos. Le dio pistas a un par de colegas. Entonces, casi nadie sabía que Kyle Hippchen, piloto de una aerolínea, podría haber estado a bordo cuando SpaceX lanzó a sus primeros turistas en órbita el año pasado. La historia se conoce ahora, y el motivo que lo alejó de esa experiencia única tiene un costado cruel.

Por: Clarín

Hippchen, el verdadero ganador de un sorteo único en su tipo, debió ceder entonces su asiento y eligió a un viejo amigo de su adolescencia en la universidad.

Aunque el secreto de Hippchen finalmente salió a la luz, eso no hace que sea más fácil saber que perdió su oportunidad de orbitar la Tierra porque excedió el límite de peso. Todavía no ha visto la serie de Netflix en el vuelo de tres días comprado por un empresario tecnológico para él y tres invitados en septiembre pasado.

“Duele demasiado. Estoy increíblemente decepcionado. Pero es lo que es.” Hippchen, de 43 años, capitán de la aerolínea regional de Delta, Endeavour Air, con sede en Florida, compartió recientemente su historia con la agencia The Associated Press durante su primera visita al Centro Espacial Kennedy de la NASA desde que perdió su viaje en un cohete.

Habló sobre su inesperado sueño hecho realidad, la decepción cuando se dio cuenta de que superó las restricciones de peso de SpaceX de 113 kilogramos y su oferta a la única persona que sabía que atesoraría el vuelo, tanto como él mismo. Cuatro meses después, calcula que probablemente menos de 50 personas saben que él fue el verdadero ganador.

“Era su espectáculo, y no quería distraerme demasiado de lo que estaban haciendo”, dijo Hippchen, quien observó el lanzamiento desde un balcón VIP.

Su puesto fue para Chris Sembroski, de 42 años, ingeniero de datos en Everett, Washington. La pareja compartió habitación desde fines de la década de 1990 mientras asistía a la Universidad Aeronáutica Embry-Riddle. Se amontonaban en autos con otros estudiantes fanáticos del espacio y hacían el viaje de una hora hacia el sur para los lanzamientos de los transbordadores de la NASA. También pertenecían a un grupo de defensa del espacio que viajaba a Washington para impulsar los viajes espaciales comerciales.

A pesar de vivir en costas opuestas, Hippchen y Sembroski continuaron intercambiando noticias espaciales y defendiendo la causa. Ninguno de los dos pudo resistirse cuando el fundador y director ejecutivo de Shift4 Payments, Jared Isaacman, rifó un asiento en el vuelo que le compró a Elon Musk de SpaceX. El beneficiario fue St. Jude Children’s Research Hospital.

Hippchen se llevó 600 dólares en entradas. Sembroski, a punto de comenzar un nuevo trabajo en Lockheed Martin, pagó sólo 50. Con 72.000 entradas en el sorteo al azar en febrero pasado, ninguno pensó que ganaría y no se molestó en decírselo al otro.

A principios de marzo, Hippchen comenzó a recibir correos electrónicos imprecisos en busca de detalles sobre sí mismo. Fue entonces cuando leyó la letra pequeña del concurso: el ganador tenía que pesar menos de 113 kilogramos y medir menos de dos metros. Y la balanza le dijo “no”: pesaba 150 kilos.

Les dijo a los organizadores que se retiraría, pensando que era solo uno de los muchos finalistas. En la ráfaga de correos electrónicos y llamadas que siguieron, Hippchen se sorprendió al saber que había ganado.

Con un lanzamiento planeado para septiembre, el cronograma era ajustado. Todavía nuevo en volar personas, SpaceX necesitaba comenzar a medir a sus primeros pasajeros privados para sus trajes de vuelo y asientos de cápsula hechos a medida. Como ingeniero aeroespacial y piloto, Hippchen sabía que el límite de peso era un problema de seguridad que afectaba a los asientos y no podía superarse.

“Estaba tratando de averiguar cómo podría bajar 37 kilos en seis meses, lo cual, quiero decir, es posible, pero no es lo más saludable que se puede hacer en el mundo”, dijo Hippchen.

Isaacman, el patrocinador del vuelo espacial, permitió que Hippchen eligiera un suplente. “La voluntad de Kyle de regalarle su asiento a Chris fue un increíble acto de generosidad”, dijo en un correo electrónico esta semana. Isaacman presentó a sus pasajeros a fines de marzo: un asistente médico de St. Jude que venció el cáncer allí cuando era niño; un educador de colegio comunitario que fue el cliente comercial ganador de Shift4 Payments; y Sembroski.

Hippchen se unió a ellos en abril para ver cómo SpaceX lanzaba astronautas a la Estación Espacial Internacional para la NASA, el último vuelo con tripulación de la compañía antes del suyo.

En agradecimiento, Sembroski se ofreció a llevar artículos personales al espacio para Hippchen. Reunió los anillos de la escuela secundaria y la universidad, las charreteras de capitán de una aerolínea, el Corazón Púrpura de la Primera Guerra Mundial de un tío abuelo y algunas cosas de sus mejores amigos de la escuela secundaria, y advirtió: “No preguntes ningún detalle”.

Para el día del lanzamiento, el 15 de septiembre, se había corrido la voz de la historia. Antes de subirse a la cápsula Dragon de SpaceX, Sembroski siguió la tradición y usó el teléfono en lo alto de la torre de lanzamiento para hacer su única llamada asignada. Llamó a Hippchen y le dio las gracias una vez más.

“Estoy eternamente agradecido”, dijo Sembroski. El cohete despegó, y desde la Tierra Hippchen miraba maravillado.