¿Pasadizos subterráneos en la Mansión Playboy? La verdad sobre la broma más pesada de Hugh Hefner

Cortesía

 

“Entonces, había túneles a las casas de las celebridades debajo de la mansión Playboy”, se titula la nota de 2015 que hasta el día de hoy genera controversia y hace pensar historias alocadas.

Por: Clarín

Tras el estreno del documental Secrets of Playboy, todo lo relacionado a Hugh Hefner y la Mansión Playboy está lejos de divertir. Salieron a la luz escenas aberrantes que sucedían puertas adentro de la casa del magnate e historias irreproducibles sobre los accionares del jefe.

Pero hará cosa de unos años, cuando todo esto no se sabía o no se oía, Hugh y los suyos hacían algunas bromas. Es por eso que inventaron una jugosa historia sobre la mansión para alimentar a la prensa y generar habladurías.

El equipo de Playboy informó que la mansión de Hefner escondía construcciones subterráneas destinadas a unir la casa de Hugh con las de algunas estrellas de Hollywood. El objetivo: que los famosos entraran a la mansión sin que nadie se diera cuenta.

Esta idea no fue completamente original. Durante los setenta y ochenta, los pasadizos subterráneos en lo de Hefner eran toda una leyenda. Había que creer o reventar.

“Entonces, de acuerdo con este plano, se construyeron túneles hasta las casas del ‘Sr. J. Nicholson’, ‘Sr. W. Beatty’, ‘Sr. K. Douglas’ y ‘Sr. J. Caan’”, se puede leer en el artículo que salió publicado en Playboy.com.

“Continuaremos y supondremos que están hablando de Jack Nicholson, Warren Beatty, Kirk Douglas y James Caan, quienes vivieron cerca de la Mansión Playboy a fines de la década de 1970 y principios de la de 1980. No hay fechas en los esquemas arquitectónicos, pero las fechas en las Polaroids son de 1977”, se completa aquella parte del texto.

Los redactores de Playboy, con complicidad del dueño, mostraron fotos de los supuestos pasadizos que encontraron debajo de la mansión y de hojas enrolladas como si fueran planos. También dejaron ver un dibujo que daba cuenta de cómo sería el pasadizo que iría desde una mansión hasta la otra.

En la nota aseguran que la cuestión comenzó cuando uno de los editores del sitio estaba en los archivos de su oficina sacando fotos para el cumpleaños de Hefner y encontró algunas Polaroid del ‘77 que mostraban el hipotético proyecto.

El misterio de la ficción se acrecienta cuando el autor del artículo afirma que “Hefner y la mansión se negaron a comentar”, así como también los representantes de los actores implicados.

Según el cuento, los túneles fueron cerrados en 1989, cuando Hefner se casó con su segunda esposa, Kimberley Conrad. La trama continúa con frases de suspenso sobre si los pasadizos fueron construidos hasta el final o si el proyecto quedó trunco.

“Cuando trabajas en Playboy, escuchas muchas historias. Algunas de ellas son ciertas: la Mansión Playboy es, de hecho, la única residencia privada en Los Ángeles con licencia de fuegos artificiales y una de las pocas con permiso de mantenimiento del zoológico. Algunos de ellos, como si hay una habitación secreta en la casa que te permite ver la piscina de la Gruta, no podemos verificarlos porque nunca hemos visto esa habitación en la Mansión. Pero nunca habíamos oído hablar de un túnel. Estas son las fotos que encontramos en el archivo”, señala una parte del artículo.

Para finalizar, Playboy elige desvelar su refinada broma: “Esta es toda la información que hemos podido desenterrar. Así que estamos pidiendo ayuda. Si estuvo en la Mansión Playboy en los años 70 u 80 y usted (o su padre o alguien que conozca) vio o usó uno de estos túneles de celebridades, háganoslo saber. (Pero primero, verifiquen la fecha de este artículo. ¡Feliz Día de los Inocentes, amigos!)”.

Un día después de que publicaran la nota, las redes de Playboy mostraron una foto de Hefner sentado en su living con la leyenda “April Fools”, que hacía referencia al Día de las bromas en Estados Unidos.

“¿Usted y Jack Nicholson tenían pasadizos secretos para llegar a la mansión de Playboy?”, le preguntó Graham Norton a Warren Beatty en una entrevista que le hizo en 2017.

El actor -si es que elegimos creerle- desmintió todo: “La historia que se publicó era que había un túnel que iba desde la casa de Jack que estaba al lado de la mía, directamente hacia la de Hefner, que probablemente habría costado en ese barrio cerca de mil millones de dólares. Así que no, eso no es verdad”.