Padre sorprendió a la hija en su boda con una corbata de papel que ella le había hecho a los cinco años

Cortesía

 

Cuando Megan Becker-Towns tenía cinco años y aún estaba en el jardín de infantes le hizo a su padre, Glenn Becker, una elegante corbata de papel laminado para el Día del Padre. En ese momento, Glenn bromeó prometiéndole que se la quedaría para siempre e incluso la usaría el día de su boda. Nadie imaginó por entonces que la historia tendría el final de película que tuvo. El padre cumplió y la mujer rompió en llanto ante semejante muestra de amor.

Por: Clarín

Megan ahora tiene 29 años y siempre pensó que la corbata se había perdido en la historia. Es más, pensó que ese objeto que ella misma había hecho con tanta pasión para su papá ni siquiera seguiría existiendo… Hasta que lo volvió a ver cuando su padre la invitó a bailar el vals.

Megan, de Appleton, Wisconsin, Estados Unidos, dijo: “Volví a emocionarme. Vino a la pista de baile para nuestro momento, vi que se había cambiado los zapatos y le dije ‘oh, ya te cambiaste los zapatos'”. En ese momento su padre dio un giro inesperado, se corrió del centro de la escena y de repente regresó con la corbata puesta. “Me sorprendió tanto que lloré”, dijo Megan.

Megan hizo la corbata se hizo durante una clase de arte, en 1997. Usó papel y crayones. Fue plastificada para mantener su aspecto nítido antes de que se la regalara a su padre.

Glenn colgó la corbata sobre el espejo de su dormitorio junto a las fotos familiares, y allí permaneció durante muchos años. Megan, hoy especialista en marketing, siempre se reía de eso: “Cuando era adolescente, pensaba que era una tontería y le hacía caras de burla a mi papá por eso”.

Glenn y su esposa Jeannette se mudaron de esa casa en 2018 y, cuando llegó Megan, notó que la corbata ya no colgaba en su lugar habitual.

Cuando le preguntó a su padre al respecto, él le dijo que se había perdido en la mudanza. Fue una mentira piadosa porque ya desde entonces Glenn tenía planeado cumplir con su promesa.

Para borrar todas las pistas posibles, el hombre escondió la corbata en una caja de herramientas en el desván de su nuevo hogar.

Megan dijo: “Estaba un poco decepcionada, pero no pensé que me estuvieran haciendo una broma”.

No volvió a pensar en eso hasta que ella y su ahora esposo, Travis Towns, se comprometieron al año siguiente. Y todo la historia de amor estalló ahora, en ese instante en que Glenn desapareció brevemente antes del vals y volvió con la corbata puesta.