Un exigente cliente se mandó a hacer este Ferrari único… acá está el “Omologata” (FOTOS)

 

Ferrari Omologata
Foto: Centro de prensa de Ferrari

 

Encargado por un exigente cliente europeo, el proyecto Ferrari Omologata tardó un poco más de dos años en completarse desde la presentación inicial de bocetos, comenzando con imágenes que cubrieron una variedad de inspiraciones, desde la herencia de las carreras hasta la ciencia ficción y referencias a la arquitectura moderna.

Para lograr esto, los diseñadores desbloquearon todas las áreas posibles de libertad del paquete subyacente del 812 Superfast, manteniendo solo el parabrisas y los faros como elementos de carrocería existentes. El aspecto más complicado fue encontrar el equilibrio ideal entre expresividad y moderación: el Omologata.

Satisfacer todas las restricciones de seguridad para la homologación de carreteras sin interferir con la usabilidad y manejabilidad de un Ferrari es siempre un gran desafío para el equipo de diseño dirigido por Flavio Manzoni, más aún cuando se parte de una plataforma existente. Omologata fue de hecho una palabra clave que resonó a lo largo del desarrollo de este, el décimo V12 único con motor delantero que Ferrari ha entregado desde el P540 Superfast Aperta de 2009.

Más allá de las instrucciones claras del cliente y de cada detalle del automóvil, los diseñadores tomaron en cuenta de manera efectiva innumerables variables para hacer de este un modelo a medida, uno que podría encontrar fácilmente su lugar en cualquier sala de exhibición de Ferrari. La búsqueda del toque definitivo llegó tan lejos como para desarrollar un nuevo tono de rojo solo para este auto.

En el interior del automóvil, una gran cantidad de detalles de acabado sugiere un fuerte vínculo con la rica herencia de carreras de Ferrari. Los asientos azul eléctrico, acabados en una elegante combinación de cuero y tela con arneses de carreras de 4 puntos, se destacan sobre un interior completamente negro.

Un ejercicio único y apropiado, el Omologata logra abarcar una gama de sutiles señales de diseño de la firma Ferrari sin caer en la nostalgia. Su carrocería de aluminio hecha a mano está salpicada de detalles casi subliminales, de una manera que desafía al entusiasta a identificar las diversas fuentes de inspiración que jugaron un papel en su inicio.