Hombre se entrega y confiesa que mató a su mujer por celos (FOTO)

Foto: Panorama

Tres horas después de quitarle la vida a su exesposa con un arma blanca, José Manuel Cote, de 28 años, se entregó en la sede de la policía municipal de Maracaibo. Así lo reseña el diario Panorama.

Karelis González

“Soy el hombre que están buscando. Yo fui quien mató a Eleana y no quiero que me maten, por eso estoy aquí”, dijo Cote al entrar, a las 12:30 de la madrugada de ayer, por la puerta del comando policial, en la Vereda del Lago.

Así lo informó el subdirector de Polimaracaibo, Ángel Ávila, quien señaló que al recibir la novedad las comisiones se desplegaron en los alrededores del barrio El Progreso para dar con el paradero del homicida.

En el crimen, que se registró a las 9:30 de la noche del lunes, en la avenida 25 con calle 113 del mencionado sector, murió Eleana Victoria Torres Rossito, de 25 años, “al recibir heridas propinadas con un exacto en el mentón y cuello”, indicó el comisario Rubén Lugo, jefe del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas de la región Occidente.

Ávila, en rueda de prensa señaló que “unos mensajes de texto fueron el detonante para que Cote agrediera a su exmujer. Él ya se había dado cuenta que había una situación irregular entre la mujer y uno de sus amigos, identificado como Jonathan González, de 25 años”.

Aclaró que la pareja se había separado desde el miércoles pasado. “Sin embargo, estaban hablando de reconciliación. El día del homicidio se vieron en la mañana y acordaron que Cote regresaría a la casa en la noche.

Cuando llegó vio a Torres y a su amigo juntos en un callejón, ubicado en una calle antes de la residencia que compartían con sus dos hijas.

Cote al ver la escena se acercó enfurecido a la pareja y agredió a su amigo con el exacto, pero la dama se interpuso para defenderlo y terminó ocasionándole una herida mortal en el cuello”, explicó el comisario.

El cuerpo ensangrentado de Torres quedó tendido boca abajo en el frente de una residencia. Mientras que González al ser herido por Cote, en la cabeza, logró saltar la cerca de la casa. El homicida de inmediato huyó y comenzó la búsqueda por parte de las autoridades.

“Los vecinos alarmados dijeron que el asesino estaba saltando por los techos de las casas. Pero no pudimos dar con su paradero. Finalmente se entregó y fue puesto a la orden del Ministerio Público”, dijo Ávila.

El comisario Lugo declaró que “se trata de un crimen pasional. El hombre sorpresivamente atacó a su mujer al verla en compañía de un amigo en común de la pareja. Cote no presentó registro policial”.

“Estamos muy dolidos y no vamos a declarar nada. Por favor, respeten”, dijo, la abuela del autor material del hecho, al preguntarle por lo ocurrido.
Mientras Cote agredía a su exmujer y a su amigo, los gritos de sus víctimas estremecían a los residentes de la casa, en la que se perpetró el crimen.

“Primero, escuchamos una fuerte discusión y luego los gritos desesperantes de Eleana, pero nos escondimos porque no sabíamos lo que estaba pasando allí afuera”, contó una vecina, quien no aportó su identificación.
“Al asomarme por la ventana vi al otro muchacho dentro de la casa y a un policía tratando de auxiliarlo. Le dije: ‘Entre, rompa el portón’ para que lo ayudara rápido”, recordó.

Vecinos del sector aseguraron que Cote acostumbraba a golpear a Torres y que discutían a menudo, al parecer, por celos. “Ellos acudían a una iglesia cristiana y hasta hacían células (grupos de oración) en la casa. Nadie puede creer lo que pasó”, dijo la mujer.

Eleana Torres dejó dos hijas en la orfandad. Una de ellas del matrimonio con Cote, desde hace tres años.
El cuerpo de la infortunada fue llevado a la morgue de LUZ para la necropsia de ley y su amigo malherido permanece recluido en la emergencia del Hospital General del Sur.