El Glaucoma enfermedad considerada como la segunda causa común de ceguera

EFE

El 12 de marzo es el Día Mundial del Glaucoma, enfermedad considerada como la segunda causa común de ceguera en el mundo. La afección es provocada por el aumento de la presión interna del ojo, lo cual deriva en lesiones del nervio óptico. Esto se traduce en una progresiva pérdida de visión que termina en ceguera permanente, de no recibir tratamiento.

El coordinador del Programa Nacional de Salud Visual del Ministerio para la Salud, Israel Bermúdez, precisa que existen muchos tipos de glaucomas, aunque los más frecuentes son el “crónico o de ángulo abierto” y el “agudo o de ángulo cerrado”.

En la forma crónica, el aumento de la presión es moderado, por lo que, habitualmente, no produce molestias; el deterioro de la visión es lento e imperceptible en su inicio. La forma aguda se manifiesta repentinamente, con presiones intraoculares muy altas y fuerte dolor; la pérdida de la visión es abrupta.

Síntomas

Los pacientes pueden manifestar dificultades para adaptar la vista a la oscuridad, tienen pérdida de la visión lateral, halos o arco iris alrededor de las luces y dificultad para enfocar objetos muy próximos.

“En el caso del glaucoma agudo, el paciente puede manifestar dolor intenso en los ojos, visión borrosa y ojos rojos. Si la persona tiene nauseas y vómitos debe ser atendido inmediatamente”, advierte Bermúdez en un trabajo especial sobre el tema despachado por el Ministerio para la Salud.

Prevención

El glaucoma puede ocurrir en niños, aunque con mayor frecuencia evoluciona después de los 40 años de edad. Esta enfermedad suele afectar a personas afro descendientes, diabéticos y personas con antecedentes familiares.

Como no es sintomática en gran parte de los casos, la mejor forma de prevenirla se remite a los chequeos médicos; es recomendable visitar al especialista al menos una vez por año. El uso indebido y prolongado de colirios con esteroides también puede ocasionar glaucoma, así que deben ser aplicados estrictamente bajo indicación y supervisión de un oftalmólogo.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es disminuir la presión intraocular en los casos de tensión elevada y prevenir la lesión de las estructuras internas del ojo. Se recomienda usar gotas, prescritas por el especialista. La cirugía con láser se reserva sólo para aquellos casos en los que el glaucoma no pudo controlarse con medicamentos, o en casos de glaucoma agudo.

Si el tratamiento con láser no funciona, existe la opción de la microcirugía, que consiste en habilitar una nueva vía de drenaje del líquido intraocular para reducir la presión. El éxito del tratamiento dependerá del tipo y grado de glaucoma, así como de su rapidez en el diagnóstico, de allí la importancia de acudir regularmente al oftalmólogo.

Recomendaciones especiales

Use los medicamentos como lo indica el oftalmólogo. No cambie el producto ni las dosis o frecuencia de los fármacos. En caso de molestias consulte a su médico. Asista sin falta a los controles. Asegúrese de haber entendido bien las indicaciones realizadas por el especialista. AVN